Historia del Voley de CUBA en su segunda etapa

Información general de la sección

En 2001, en plena crisis económica del país, un grupo de socios veteranos, liderados entre otros por Jorge Castro Kubat, Juan Galelli, Gustavo Torrado Mosconi, Hugo Fracchia, Francisco "Sebas" Esteban, Rogelio Monferrán, Alejandro Mon, reflotaron la práctica nocturna del vóley en la sede Viamonte. Figuras como las de Mauricio López Dardaine, Gabriel y Alejandro Morano, Martín Hourcade, Jorge Moreno, Juan Manuel Roberts, Julio Blanc, Javier Alvarez, Abel Hernández Elizalde, Javier Escudero Pujol, Hernán Pérez Alonso, Arturo Caffarelli, los jóvenes Lucas Catoni y Pedro Speroni, fueron generando este grupo de deportistas, que conjugados y dirigidos por el profesor Guillermo Ize, re iniciaron esta etapa para este deporte, que supo tener un pasado de deporte federado en la década del setenta.

Y fue precisamente con el aporte de varios ex federados - Gabriel Negrini, Guido Ponzano, Luis Peluffo, Gustavo Motta, José Luis Boffi - en esa primera etapa, que comienza a desplegarse una actividad que con el correr del año fue sumando más gente. El nivel de juego se fue perfeccionando, con la atenta supervisión de Ize, quien fue enseñando a los jugadores las reglas básicas del juego, en base a mucha paciencia y experiencia.

Desde ese momento a la fecha - en 2001 el número de socios que practicaban el deporte no superaba los doce o quince estables, en el horario de lunes a viernes de 19 a 19.30 hs., - la actividad no paró de crecer.

Debido a esto, el DEF primero autorizó una extensión del horario del vóley recreativo, como se lo denominó entonces, y que se practicaba - y se practica - entre las dos clases de gimnasia.

Con el aporte del profesor Marcelo Muñoz, y al ver que la actividad sumaba técnica y disciplina deportiva, en el año 2002 se comenzaron a jugar torneos interclubes, siempre en la categoría veteranos: se visitó Club de Amigos, Macabi, Colegio San Agustín, y se fueron incorporando más jugadores para aportar al crecimiento del grupo: Leopoldo Castro, Hugo Boero, Martín Harfuch, Alejandro Franchini, Fernando y Gabriel Bardinella, Hernán Lavalle, Germán Iadarola, Diego Mendizábal, Pablo De San Vito, algunos de ellos del histórico grupo de los miércoles al mediodía, cita obligada de los veteranos jugadores; este grupo, liderado por Horacio Repetto y Jorge Peñalba, disputaba furiosos partidos que congregaban gran cantidad de gente desde viejas épocas.

El grupo fue creciendo, se fue retroalimentando, y las edades de los participantes comenzó a descender con el aporte de las nuevas generaciones que se fueron acercando a practicar el deporte, viendo el ambiente de camaradería que reinaba en los partidos. Es la etapa de la incorporación de personajes como Martín Bobes, Francisco Pertierra, Leopoldo Flory, Christian y Lucas Vodánovich, Nicolás Fracchia, Francisco de Achával, Juan Marcos Goff Dávila, Martín Oubiña, Guido Cicciarello, Patricio y Conrado Solari, el "negro" Roberto Sciandro y tantos otros que los turnos de juego empezaron a quedar chicos. El DEF autorizó 15 minutos más entre clases, debido a que hubo días en los que treinta jugadores (¡cinco equipos !) esperaban para jugar diez minutos.

Un grupo de socios comenzó a editar un boletín, que se enviaba por Internet: "Tres Pases ( por favor )", en el que se destacaban las figuras del mes, las incorporaciones al grupo, se hacían recomendaciones en cuanto al juego, y se publicaban notas que sumaban a la camaradería.

Recordamos también que en 2002, se jugó el Mundial de Vóley en Argentina, y esto influyó para que más gente se acercara a la cancha para tratar de emular a Conte, Milinkovic, Weber y compañía.
El vóley estalló naturalmente, y, conducidos por Rogelio Monferrán y Pablo De San Vito, en 2003, se armó el primer torneo de vóley interno por equipos. Este Torneo, sin nombre, se jugó con seis equipos, también sin nombre: se los denominaba simplemente por el número de inscripción que tenían: 1, 2, 3, 4, 5 y 6.

Ese primer torneo fue ganado por el equipo 5, capitaneado por Martín Bobes, y estuvo integrado por Sebastián Nápoli, Alejo Saubidet, Francisco Pertierra, Tomás Ortiz de Rozas, Agustín Meilán y Patricio Solari. Se jugaba sin árbitro oficial, dirigía algún socio de los que "más sabían del reglamento".

A fines de 2003, se jugó el segundo campeonato; los equipos ya tenían nombres, entre otros "M & M", liderado por Rogelio Monferrán y Alejandro Mon, integrado por jugadores de los miércoles al mediodía: Guido Ponzano, Martín Harfuch, Fernandino Brisighelli, Eduardo Toribio, Héctor del Punta y Germán Iadarola, "Dream Team" de Martín Bobes, Fernando Bardinella, Alejo Saubidet, Eduardo Erize, "Naranja mecánica", de Leopoldo Castro, Luis Peluffo, Hernán Lavalle, Abel Hernández Elizalde, Javier Alvarez, Gabriel Negrini, y Nicolás Fracchia.

En 2003 la convocatoria siguió creciendo, y se lograron dos metas muy importantes: se pudo trasladar parte de los partidos de los torneos a Palermo, gracias a las gestiones del DEF y del Secretario de Sede, Mario Papini, con lo cual se armó un equipo de esa sede capitaneado inicialmente por Alejandro Franchini e integrado entre otros por Gustavo Motta, Luis Tamborini, el "sapo" Carlos Saporiti, y el mismo Papini, quien "compró" entusiasmado la idea.

El otro logro importante es que se incorporó a los socios que residían - y residen - en CUBA Fátima para que participen de los Torneos "del centro". Liderados por el motor del beach volley fatimense Ramón Márquez, acompañados por Federico y Roberto Ripari ( ex jugadores federados de CUBA), Marcelo Zanchetti, Francisco Elizalde, Gastón Gómez Nardo, Eduardo Bluhm, Alejo y Esteban Ballester, y Martín Canónico participaron y ganaron el primer torneo que disputaron. Y este comienzo promisorio fue solo el inicio de una serie de torneos ganados por los "extranjeros" que repercutió de dos maneras: la primera, que el entusiasmo y espíritu del vóley playero generó más adhesión dentro de sus filas, y la segunda, las nuevas generaciones comenzaron a acompañar a sus padres a compartir partidos y campeonatos: Ramón ( H ) y Pedro Márquez, Gonzalo Gómez Nardo, Matías e Ignacio Canónico, Lucio Ripari con Alejandro Gatto y Frankie fueron solo algunos de los jóvenes que se incorporaron a los "Beachetos", lo que en 2004 y 2005 llevó a la formación de dos equipos de jugadores de Fátima.

Por otro lado, en Viamonte, la movida no paró en esos años: equipos nuevos como el "Agus - Team", de Patricio Glenny, Eduardo Albarracín, Sito Martini, Marcelo Giaccone, el mono Iadarola, el "Muletto" de Alejandro Gattoni, Francisco Rodríguez Amenábar, Iván Vizental, Hernán Beistegui, Esteban Basualdo, Ezequiel Castagnino, "Agarrate Catalina!" de Pablo De San Vito, Leopoldo Castro, Hernán Lavalle, Ricky y Guillermo Engelmann, Pedrito Cantizano, Patricio Walton, Alejo Saubidet, Francisco del Valle, "Giorgio´s" de Jorge Moreno y Gabriel Negrini, Juan Ajuria, Juan Bellocq y Federico de Santa Coloma, Fernando y Gabriel Bardinella, "Los Piratas" de los Vodánovich (Christian, Lucas y Marcos), Guido Cicciarello, Fer Brisighelli, Juancho Pando, fueron generando más volumen de juego, más técnica y lograron una mejora deportiva impensada dos años atrás.

Llega la capitanía

Ante el avance del voley en CUBA, un grupo de socios, nuevamente liderados por Rogelio Monferrán, verdadero motor del deporte en el club, decide formar la Capitanía de Vóley. El DEF ante la solicitud, designa Capitán interino a Pablo De San Vito hasta tanto se realicen las elecciones correspondientes. A fines de 2004, en virtud de las elecciones, el padrón de socios jugadores del vóley de CUBA convalida la elección de De San Vito para el período 2004 / 2005.

En 2005, CUBA inscribe en el Torneo Veteranos de Macabi un equipo conformado por jugadores de las tres sedes: Viamonte, Palermo y Fátima. Inscripto en la serie B, gana los siete partidos, e invicto asciende a la categoría A.

Hoy las nuevas generaciones vienen avanzando: en 2006, se armó un equipo integrado mayoritariamente por integrantes del CCU, y que se denomina JUC, Juventud Unida de CUBA. Con el solo aporte de dos "veteranos", Patricio Walton y Pablo De San Vito, el equipo es capitaneado por Pablo Rey, e integrado por Juan Rey, Gerardo Rey, Jacquel Peluffo, Miguel G. Bonorino, Agustín Pérez Muñoz,. JUC llegó a la final del Torneo Apertura 2006, después de derrotar a los experimentados Beachetos fatimenses en la dura semifinal.

Como final de la historia que sigue viviendo el vóley de CUBA en esta segunda etapa, está en juego el Torneo Clausura 2006 Viamonte / Palermo, con ocho equipos anotados, y más de ochenta jugadores, y el Torneo Primavera Señor, para socios de más de 40 años, con tres equipos y veinticinco jugadores.