Recuerdos de Tomás Casaubón, homenaje a su padre Juan Alfredo "Pinocho" Casaubón

El pasado 11/06 a los 91 años nos dejó un consocio que fue cabeza de tres generaciones de socios. Juan Alfredo “Pincho” Casaubon tuvo junto a su mujer, Beba Peltzer, once hijos, veintinueve nietos y una bisnieta. Sus hijos fueron todos consocios y también lo son la mayor parte de sus nietos. Casaubon fue una figura destacada de la Justicia Nacional y del ámbito docente universitario. Fue socio desde….., y socio vitalicio desde…..

Generosamente presentó una gran cantidad de socios y sus hijos lo recuerdan como un buen nadador y esmerado golfista.

Era algo habitual en Villa de Mayo y en Palermo el arribo de la Rambler Cross Country (1964) repleta con toda la familia para pasar un domingo al aire libre. Solía patearles penales a sus hijos más pequeños…Muchos socios lo estiman mucho por haber sido su maestro, su colega, su amigo, pero sobre todo por su caballerosidad y hombría de bien.

Más allá de su concentración en densos temas de la Filosofía y el Derecho, era aficionado al fútbol y entusiasta simpatizante de Boca Juniors. Su hijo menor, Javier, recuerda: “cuando íbamos a la Villa todos los más chicos y a las 18.00  teníamos que estar en el estacionamiento paraditos al lado del Rambler. Siempre subíamos pero nunca arrancábamos porque siempre faltaba uno y Papá –cansado pero empeñosamente- lo iba a buscar por todo el club.”

Otro hijo, Jorge, recuerda su saco escocés y su rostro bien tostado en Verano de Villa de Mayo en la que la familia Casaubon alquiló varias veces casas para temporadas. Teresita, en tanto, comenta: “siempre llevábamos la heladerita con sandwiches de pan lactal y la gaseosa de 1 litro en botella de vidrio para todos.

Nosotros moríamos por comprar una hamburguesa en el quincho ¡y 1 helado a Jerry! Pero Papá nos los compraba en ocasiones "especiales" porque éramos muchos y no daban las finanzas familiares.

Era un eximio nadador de "crowl" y hacía muchos largos en la pileta, en los momentos que dejaba de leer en la reposera. El mismo nos enseñaba en la pileta de Palermo o La Villa, como el mejor profesor, los detalles de la brazada, las piernas bien derechitas y la patada.

También nos hacía parar en el borde de la pileta y poniendo su brazo a la altura de nuestras rodillas, nos enseñaba a tirarnos de cabeza.”

Agradecemos a Tomás Casaubón, colaborador por muchos años de la

Revista "EL Club"  compartir estos recuerdos familiares con los socios de CUBA.  

Su opinión nos interesa

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
3 + 1 =