Las 48° Olimpiadas de Villa de Mayo

El sabado 11, domingo 12 y sabado 18 de febrero se celebraron las tradicionales Olimpiadas de la Villa .

6 violeta, el equipo campeon

¡Y se fueron nomás! Terminó la edición 48° de nuestras queridas olimpiadas de Villa de Mayo. Parece mentira que haya pasado tanto tiempo. ¡Todavía los organizadores nos acordábamos de nuestros Jingles! Aunque no parezca (y sabemos que no parece), pasaron 30 años desde que fuimos capitanes.
No queremos arrancar este resumen sin mencionar al querido Salvador “Colorado” Viale, que se nos fue físicamente la semana pasada. Todos recordamos su voz en el megáfono, y su implacable referato en el pañuelito. ¡No nos dejaba renumerar nunca! Estuvo más de una década al frente de la organización de las olimpiadas, y sin dudas dejó un enorme legado, que todos los años tratamos de honrar. Es imposible no recordarlo cada verano, con enorme cariño y emoción.
Nuevamente volvimos a tener más de 470 chicos anotados, además de los más de 120 directores que por suerte nos volvieron a acompañar (este año tuvimos que adelantarnos una semana ya que 3 camadas se iban de gira a Europa, y sin ellos iba a ser muy difícil completar los 16 grupos de directores).
Qué decir del juego en sí. Casi 3 semanas enteras de reuniones, amigos, bombuchas, más reuniones, el árbol, pañuelito, natación, atletismo, perro cucha, maratones, buceo, soga, mancha, fútbol, fulbito, la risa del Negro, oruga y más. Increíbles momentos que no nos vamos a olvidar. Amigos de todas las edades que quedan para siempre. ¿Qué más podemos pedir?
Felicitamos especialmente al 6 violeta por haber sido un gran campeón, y a los mejores deportistas de este año, Violeta Mazzucco y Joaquín Alonso. La prueba solidaria fue nuevamente un éxito total. Pablo García Fernández, en nombre de la fundación del Club, nos dio los resultados y resaltó el espíritu de la prueba. El 9 marrón no ganó sólo en papa cuchara… ¡ganaron también la prueba solidaria! Felicitaciones a todo el equipo y a las directoras y directores, porque a pesar de que este año no les fue muy bien en lo deportivo, mostraron un gran compromiso solidario en esta prueba.
Y para cerrar, ¡qué buenos estuvieron los Jingles! Algunos nos hicieron pensar demasiado. Todavía me cuesta dejar de cantar: “…Esteban de Lucáaa, nos asfaltaron…” Paltas, nos imaginamos que no se van a jubilar sin un primer puesto de Jingle, ¿no?
Como siempre, un gracias especial al club y todos sus empleados. ¡Sin su ayuda y predisposición sería imposible!
¡Gran abrazo a todos y hasta el año que viene!

 

Agradecemos especialmente este relato a Diego Leiguarda, organizador de las Olimpiadas junto con Enrique Rodriguez Varela y Santiago Barletta. Muchas gracias a ellos y a todas las personas que colaboraron como arbitros y jueces.

Etiquetas: 

Su opinión nos interesa

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
3 + 10 =