Una experiencia en la montaña, en verano. Cerro Cuernos de Diablo

El relato es de socios participantes del curso de introducción a la montaña organizado por la capitanía de Esquí y Andinismo

Nota enviada por el Socio Gonzalo Serra al Subcapitán de Andinismo, contando su experiencia en el Curso de Introducción al Montañismo que realizó junto con sus hijos y sobrino, con base en la sede del Refugio CUBA en Bariloche:
Entusiasmados partimos desde BA para realizar el Programa de montaña, organizado por la Capitanía de Esquí y Andinismo.
Fuimos de la partida: Gonzalo Serra, Francisco Serra, Benjamín Serra y Mateo Serra (46, 16, 13 y 12 años respectivamente)
En un rápido viaje en auto llegamos al Catedral el 22/2 a las 17:00, y nos dirigimos al Refugio donde Graciela nos recibió con la alegría de siempre.
Luego de la excelente comida nos fuimos a dormir pensando en la montaña que nos esperaba.

Por la mañana chequeamos equipo con Ivan Bonacalza (Director de la escuela de esquí del Club) y el guía Nahuel y partimos hacia la base con nuestras mochilas al hombro. Tras un ascenso "mecánico" hasta Punta Princesa, comenzamos a trepar hasta el filo para allí hacer una parada y ubicarnos en la carta mediante el uso de la brújula. Luego de una buena caminata por el filo que da al Valle del Rucaco, descendimos al mismo por un empinado pedrero. Ya en el valle almorzamos en el bosque y continuamos nuestro camino a través del valle hasta nuevamente trepar una empinada ladera para poder al fin divisar desde su filo al refugio General San Martín a orillas del lago Jacob...y  hacia allí descendimos por un importante acarreo (camino de piedras volcanicas).
Apenas llegados, los refugieros amablemente nos ofrecieron tazas de te caliente y azucarado para intentar reponer energía. Repuestos de la travesía de mas de 5 horas de caminata con bajas y subidas importantes, armamos las carpas y comimos a la luz de las velas en el refugio.
A las 7:30 del día siguiente partimos hacia el cerro Cuernos del Diablo, acompañados por el refugiero Cacho, al cual llegamos a la base de su cumbre a las 14:00, luego de pasar por lugares increíbles, no solo por su belleza sino por la inmensidad y soledad que sus eternos paisajes nos dejaban disfrutar..
Allí nos pusimos los crampones y a seguir trepando por el nevé hacia la cumbre en medio de una tarde impecable con sol y sin viento, apuramos el paso hasta un sector de rocas, donde decidimos que los chicos hasta allí llegarían y que yo sería el único en intentar hacer cumbre. Acordado a Nahuel empezamos a trepar las rocas hasta otro nevét, el cual sorteamos y nuevamente trepada en roca, hasta llegar a un "balcón" a 10 mts de la cumbre. Hasta allí llegué, ya que técnicamente no estaba listo para escalar algunos de los cuernos del Diablo. Disfrute de la escalada y de su hermosa vista al Tronador, volcán Picudo, demás montañas y emprendimos en descenso hasta donde nos esperaban los chicos sentados sobre sus mochilas en el nevét donde los dejamos.
Bajamos hasta unas rocas donde almorzamos las viandas que cargábamos y luego de cargar agua, iniciamos el descenso y retorno al Jacob, pasando por lugares impresionantes como la olla del mamut con su cascada increíble, el paso Schweitzer y la laguna Témpanos.
A las 18:00 llegamos mas que cansados al refugio, donde inmediatamente me zambullí en las frías aguas del lago.

Cocinaron los chicos guiados por Nahuel y comimos un excelente guiso de arroz con verduras y salchichas, luego de lavar los platos, a dormir con el único ruido del arroyo que tributa sus aguas en la laguna frente al refugio.
A día siguiente, levantamos campamento, nos despedimos de los refugieros y a las 11:00 partimos por la picada rumbo al inicio de esta a 18 km. de distancia, almorzamos al lado del puente colgante del arroyo Casa de Piedra y luego nos bañamos en uno de sus pozones , a las 16: 00 estábamos en el tambo donde nos esperaba un vehículo que nos llevaría al Catedral.
Nuevamente una buena recepción del Graciela, unos excelentes tostados  y a esperar la comida descansando.
Al día siguiente, (sábado 26/02) luego del desayuno partimos hacia BA.
Recomiendo fuertemente realizar este programa de montaña, a todos aquellos a quienes le s guste la naturaleza y tengan ganas de pasar momentos inolvidables
Mi agradecimiento a Ivan Bonacalza, director de la escuela de esquí del club y a Nahuel Campitelli, experimentado guía de montaña y a la Capitania de Esqui y Andinismo por la organización de todo.

Agradecemos esta nota a: Facundo J. Beltrán, Subcapitán de Andinismo, Capitanía de Esqui y Andinismo  CUBA

 

Su opinión nos interesa

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
5 + 8 =