Andinista de CUBA y su expedición a la zona del milagro de Los Andes

El Sosneado Mendoza por Marcelo Busellini, andinista de CUBA

 

SEMANA SANTA 2013- EL SOSNEADO MENDOZA

"Si el ascenso fue entusiasta, conversado y algo cansador, el descenso se caracterizó por hacerse en medio de un silencio profundo que nadie se atrevía a romper. Todos y cada uno de los protagonistas de la expedición hasta el punto de la Cordillera de Los Andes donde hace 40 años cayó el vuelo 571 de la Fuerza Aérea Uruguaya que transportaba al equipo de rugby Old Christians, sentían el impacto de la permanencia en el lugar donde todavía se encuentran los restos del avión del llamado Milagro de los Andes.

Al lado de aquella historia, la nuestra es una historia pequeña, fácil y tranquila, sin sobresaltos, pero que nos permitió comprender lo inmenso de aquel momento.

La expedición se inició cuando llegamos a San Rafael y desde allí hacia El Sosneado. Nos esperaban dos días de trepada en plena cordillera andina. Por suerte lideraba la expedición Heber Orona, mendocino, primer Argentino en escalar el Everest siguiendo la ruta norte sin oxigeno artificial ni porteadores. Una total garantía.

Al iniciar el recorrido debimos cruzar el río Atuel, que estaba por demás caudaloso y correntoso. Entre vadeos y vueltas las mulas que nos acompañaban nos fueron cruzando uno a uno. Luego de trepar durante casi ocho agotadoras horas (12kms) y cruzar los ríos Barroso y Rosado llegamos al campamento base a orillas de este último. Armamos las carpas, comimos una comida caliente y a dormir.

El segundo día de marcha lo iniciamos bien temprano y después de un desayuno en la montaña comenzamos a trepar siguiendo el curso del rio Lagrimas a través del valle del mismo nombre. Así fuimos subiendo por la morrena empinados tramos, en un suelo muy inestable y rocoso parando de vez en cuando para recuperar el aliento e hidratarnos.

Luego de seis interminables horas de trepada,en medio de una inesperada nevisca y muy conmovidos, llegamos al lugar donde, todavía hoy, se encuentran los restos del avión con el Glaciar de las Lágrimas como imponente telón de fondo. Una cruz metálica conmemorativa nos daba la bienvenida al lugar, rodeada de placas y recordatorios tanto de familiares de las victimas del avión como de ocasionales montañistas.

La emoción nos invadió ante los restos del avión, que parecían indicar que la tragedia había sucedido hace poco tiempo y no 40 años atrás.

Estuvimos en el lugar una hora, necesaria para reflexionar y descargar la inevitable emoción que provoca ese sitio. Al ser domingo de Pascuas se sintió de manera especial, rezamos en conmemoración de las víctimas del accidente y comenzamos el descenso, un descenso mucho más silencioso y cargado de reflexiones, con cada uno de nosotros encerrados en sus propios pensamientos, buscando respuestas a preguntas que nos habíamos hecho, respuestas que sabíamos que no las íbamos a encontrar.

Es la historia misma del hombre, de sus éxitos y sus fracasos y sus increíbles paradojas. Así fue esta historia."

Fin 

 

Agradecemos este relato al consocio, andinista, Marcelo Busellini y a Facundo Beltrán de la Capitanía del deporte. 

 

 

Algunos datos montañeros: El Valle de las Lágrimas se encuentra en el Departamento de Malargue, Mendoza, la travesía comienza desde aproximadamente los 2.100 msnm y termina en el mismo valle a 3700 msnm, la dificultad es moderada, se trata de un trekking de 2 días, con paisajes andinos cuyanos maravillosos. Si bien no hay complejidad técnica, es necesario ir con equipo de alta montaña y estar entrenado físicamente.

 

Su opinión nos interesa

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
3 + 1 =