Bautismo en roca para los nuevos escaladores

Felicitaciones a Santiago Palma, Agustina Boscolo y Cassiano y Natalia Highton

Luego del curso de escalada los socios hacen su bautismo de escalada en roca. Allí ponen en práctica todos los conocimientos aprendidos y sobre todo viven la experiencia, sienten la adrenalina y se ponen a prueba en la naturaleza. Compartimos el relato y fotos el útlimo bautismo, realizado el 24 y 25 de Junio, en el que participaron Santiago Palma, Agustina Boscolo y Cassiano y Natalia Highton y fueron acompañados y supervisados en todo momento por la instructora Sofia Dominguez.
 
Invitamos a todos los consocios que le guste la aventura y la naturaleza a que se sigan sumando a este deporte.
 
Por dudas y consultas enviá mail a andinismocuba@gmail.com o escaladacuba@gmail.com.
 
 
Cassiano nos cuenta su experiencia:
 
Salimos el sábado muy temprano hacia Balcarce. Durante todo el curso de escalada nos habían hablado de lo lindo que era escalar en la roca, y hacia allí partimos en busca de una nueva aventura con muchas expectativas.
 
El viaje de ida, fue muy tranquilo, en la Ruta 2 había poco tráfico y paramos solo para rescatar las clásicas medialunas de Atalaya y luego seguimos derecho hasta la Casita que fue nuestro refugio durante todo el fin de semana.
 
El mismo sábado al llegar, preparamos nuestros equipos y la vianda, y dimos comienzo a la actividad, luego de un entretenido trekking llegamos hasta uno de los puntos de escalada. Allí escalamos todo el día, almorzamos con una vista panorámica única, y a pesar de que el clima no acompaño tanto, seguimos escalando hasta con lluvia, alrededor de las 6 de la tarde, antes de que se esconda el sol, iniciamos el largo descenso, ya físicamente cansados, con los equipos, mochilas y cuerdas atadas a nuestras espaldas y acompañados por un perro lugareño que supo ser nuestro amigo durante toda la jornada.
 
En nuestro regreso a la cabaña pasamos por el viejo almacén a comprar los víveres para el asado campestre, y volvimos al refugio a prepararlo. Allí compartimos una merecida cena y el grupo se seguía afianzando y divirtiéndose.
 
Llegado el domingo, arrancamos la jornada lo más temprano que se pudo, y tras un nutritivo desayuno empezamos nuestro segundo día de escalada, esta vez innovando en cuanto a la técnica, haciendo algo de escalada clásica y artificial, en virtud de lo mojadas que estaban las rocas.
 
La experiencia fue excelente, el grupo muy unido, la “profe” lo mejor, y las situaciones difíciles fortalecieron nuestra experiencia y nuestros espíritus!!!
 

Galeria de fotos: