Décimo Encuentro Nacional de Rugby Infantil

El sábado 17 de agosto se realizó el décimo Encuentro Nacional de Rugby Infantil -el ENRI- en el que juegan las divisiones menores de 10 a 14 años, con la particularidad de que por la mañana cada división juega en una sede distinta con su correspondiente tercer tiempo y a la noche, como cierre una cena entre todos los entrenadores.

 
 
Otra particularidad es que los chicos locales reciben en sus casas a los jugadores invitados y los entrenadores de las delegaciones, repartidos en dos o tres hoteles cercanos, ya empiezan desde temprano a interactuar compartiendo el desayuno y micro que los lleva a las sedes correspondientes.
 
Este encuentro nace en el año 2010 por iniciativa de los coordinadores de infantiles de cuatro clubes de la URBA que invitaron a otros seis de diferentes Uniones del país. En esa primera edición participaron 19 clubes con 218 equipos, 3300 jugadores y 570 entrenadores. Fue tan exitosa y celebrada la experiencia que se repitió al año siguiente invitando a otros dos clubes a participar, y así creció año a año.
 
A la noche en Pinazo, nos divertimos con un mago distinto porque además es entrenador de la M8 de CUBA; tuvimos programa especial de ENRI News con todo lo que había pasado a la mañana en las sedes y testimonios de lo que significó el rugby infantil para algunos referentes de los planteles superiores de los clubes y algunos de ellos jugadores de nuestra selección.
 
Y si el año pasado nos emocionamos recordando a Bernardo Miguens y su charla del 2011, en la que en lugar de hablar de él y de sus logros deportivos, habló de la humildad personificada en Martín Sansot, jugador ya consagrado que le ayudaba a quitarse las vendas y botines mientras le hacían una nota periodística. Bueno, era hora entonces de que esta leyenda de nuestro rugby viniera a transmitirnos algo de su experiencia. 
 
Lo que ocurrió fue que nuevamente, con esa humildad que lo caracteriza, Sansot se abrió a compartir con nosotros el camino de aprendizaje y descubrimiento que está transitando con el coaching ontológico y nos dejó -más que consejos- algunas preguntas para hacernos que nos servirán para que los entrenadores podamos conectar mejor desde las emociones con los jugadores.
 
Los esperamos el próximo año para volver a vivir este evento enriquecedor por el intercambio de experiencias, la posibilidad de los chicos de conocer nuevos amigos y lugares y por supuesto regar el culto a la amistad y los valores que tanto queremos promover.
 

ENRI NEWS

Etiquetas: 

Su opinión nos interesa

20 + 0 =