Las olimpiadas de mayores en Palermo: una tradición que se renueva

En un día destemplado, los socios y asociadas participaron de una nueva edición olímpica, esta vez con participantes sub 20.

A muchos nos pasa que durante el mes de febrero programamos todo lo que va a pasar durante el año … y desde hace un tiempo esto empieza con la cita obligada de las olimpiadas de mayores de la Sede de Palermo. El sábado 11 de marzo fueron casi 70 los mayores con espíritu de chicos que, divididos en 4 equipos, participaron de esta nueva edición de las Olimpíadas de CUBA Pale.
 
Hubo pruebas para todos los gustos: clásicos como el pañuelito, mancha por tiempo o la cinchada y la vuelta del “quemado” y de las postas combinadas. Una sorpresa resultó la incorporación de la posta “piedra, papel o tijera”, juego muy conocido por los más jóvenes pero que resultó ser un hallazgo para la mayoría de los participantes. Una decisión polémica tomada por los organizadores con el acuerdo de los capitanes fue la eliminación de las pruebas de la pileta, por una cuestión de temperatura ambiente.
 
Después de 4 horas de camaradería y sana competencia se realizó la premiación y todo terminó con una comida y fiesta de cierre. Rosario González Fernández del equipo Blanco resultó premiada como revelación de la Olimpiada 2017. El equipo campeón fue el equipo Blanco capitaneado por Lucía Griffi y Horacio Vidal y Vedia y conformado por Margarita Muller, Rosario Gonzalez Fernandez, Fátima Fernandez Delpech, Malena Morgan, Ángeles Segura, Veronica Klein, Benjamin Busch Frers, Juan Jose Spano, Santiago Fraga, Guillermo Vidal Albarracín, Nicolas Cánovas, Luis Ignacio Rigal y Gastón Federico Latour.
 
Un párrafo aparte merece la labor de la organización, tanto por parte del Comité Organizador como de los profesores y personal de la Sede que estuvo presente para solucionar cualquier eventualidad que surgiera. Como siempre descoyó el “profesional del micrófono,” Federico Cicardo, que por estar lesionado no participó de las actividades, pero condujo el evento de la manera que nos tiene acostumbrados.
 
Con el paso de los años y la institucionalización de este evento para el principio de la temporada, cada vez se va dando una mayor participación de jóvenes que “egresaron” de las olimpiadas de menores y quieren seguir jugando. Este año intervinieron casi un 20% de menores de 20 años, lo que tornó los juegos más competitivos y a la vez asegura la continuidad de la tradición olímpica.