Cubanos hacen flamear el gallardete en la Copa del Rey

A principios de agosto, en Palma de Mallorca, España, una tripulación conformada por socios de CUBA participó de la 37ª edición de la regata Copa del Rey, uno de los eventos náuticos más reconocidos a nivel mundial. Tras una semana de regatas, la embarcación con los consocios Ignacio Jáuregui, Rafael y Matías Prieto, Diego Tosi y Alejandro Zarich finalizó 4ª en la clasificación “Corinthian” (amateurs).

 
Los navegantes de CUBA continúan aportando noticias desde todos los rincones del mundo. Del 30 de julio al 4 de agosto, una tripulación cubana se subió al Pulpo Negro, un Dufour 34, para participar de la 37ª Copa del Rey, uno de los campeonatos más emblemáticos. Tras una semana de regatas, la tripulación conformada por Ignacio Jauregui, Enrique Aldrey (YCCN), Rafael y Matías Prieto, Alejandro Zarich, Germán Zapata (YCA), Guido Lepori (YCA) y Diego Tosi finalizaron 4º en la clasificación “Corinthian” y 18º en la clasificación general de la clase ORC 3.
 
El nivel de la Copa es sumamente competitivo. Además de contar con grandes figuras de la náutica, en tres regatas del programa, incluida la última, la flota donde competía el barco de CUBA largó con bandera negra por las apretadas partidas con 30 barcos, en su mayoría con profesionales a bordo. El programa constaba de 11 regatas. Sin embargo, la décima regata debió ser anulada a los 20 minutos de largar por falta de viento. Con 10 regatas completadas, lo que los competidores no tuvieron la posibilidad de hacer uso del descarte.
 
Antes del último día teníamos chances de estar dentro del Top 10, pero en la última regata tuvimos dificultades para largar”, explica Diego Tosi. “Nos apretaron en la lancha, sin dejarnos espacio, y tuvimos que dar una vuelta entera para poder largar. Quedamos atrás de toda la flota y desventados, fuimos recuperando puestos, pero quedamos bastante atrás, cosa que nos hizo bajar al puesto 18 de la clasificación general”, agrega Tosi.
 
Una particularidad de la bahía de Palma es el viento térmico llamado “Embat”, que comienza aproximadamente a las 12.00 y generalmente aumenta la intensidad a partir de las 13.00 y se va hacia la izquierda desde 170 a 220. En esta oportunidad, debido a una ola de calor en toda Europa, el clima se modificó y, por supuesto, influyó en el viento también. Hubo menos presión que el habitual y en vez de irse hacia la izquierda, borneó permanentemente hacia el otro lado de la cancha.
 
A continuación, una breve reseña redactada por Alejandro Zarich:
 
Entre los días 30 de julio y 4 de agosto, hemos corrido la 37ª Copa del Rey en Palma de Mallorca, organizada por el Real Club de Náutica de Palma. Fue un evento extraordinario, con más de 150 embarcaciones de 29 países y más de 2000 regatistas, compitiendo en varias categorías que van desde los pequeños 6 metros y J80, a los impresionantes Maxis de IRC 0, pasando por los fabulosos Swan 42, 45 y 50 - categoría donde corre el Rey - y las categorías ORC, entre ellas la ORC 3, donde corrimos nosotros en representación de CUBA, en un Dufour 34.
 
Esta regata es considerada por algunos el mundial del yachting, y nada le falta para ello, ya que se dan cita verdaderos fórmula uno y tripulaciones profesionales del máximo nivel. Habiendo corrido las 11 regatas con una de descarte, quedamos en el puesto 18 de los 30 barcos que corrieron en ORC 3. Fueron 10 regatas Barlo-Sota de 4 piernas, de 7 millas en total y una regata costera de 27 millas. Los vientos fueron medios a leves, oscilando entre los 6 y los 11 nudos, con lo cual se corrió con G1 en todo momento.
 
Los barcos inscriptos en ORC 3 no regalan nada. Son barcos de entre 34 y 40 pies, con tripulación y maniobra extremadamente afilada. Una largada menos que óptima o una elección de lado de la cancha incorrecto, es suficiente para relegar a cualquiera a los últimos puestos. En nuestro caso, si bien el Dufour 34 tenía un rating solo superior a 5 de los 30 barcos, la diferencia de velocidad genera quedar relegado en la partida, detrás de barcos más rápidos, o quedar tapados por una pared de velas en el layline de la boya de barlovento. Son circunstancias que el rating no compensa. Todo considerado, volvimos contentos con la posición final, aunque con ganas de regresar por más. Estamos felices por habernos medido con tripulaciones profesionales que conocen la cancha y sus barcos como la palma de la mano.
 
Un párrafo final para la organización del evento por parte del RCNP. La Copa del Rey es un evento extraordinario no solo en lo deportivo sino en lo social. Hubo múltiples oportunidades de festejar, interactuar con otras tripulaciones, festejar, brindar y bailar tanto como se pudiese con la energía que queda disponible después de un día de regatas bajo un sol abrasador. En todo momento, el RCNP descolló como anfitrión, brindando sus instalaciones, particularmente la pileta, su organización perfecta en todo aspecto y la generosidad y buena onda de sus socios. Una mención especial la merece el Rey de España, su majestad Don Felipe VI, que no solo corrió a la par de todos, sino que en la noche de entrega de premios se brindó para saludar, apretar manos y compartir ‘selfies’ con todos, regatistas y familiares que no quisimos perder la ocasión.
 
En síntesis, un evento memorable, al cual seguramente querremos volver y al cual recomendamos fervientemente.
 
Clasificación “Corinthian”:

  1. TANIT IV - MEDILEVEL - Grand Soleil 37 B
  2. LANZAROTE SAILING PARADISE - Grand Soleil 40
  3. LOW NOISE BY NORTHERN LIGHT - Italia 9.98 F
  4. PULPO NEGRO - Dufour 34
  5. CAÑAS II - Dufour 40
  6. BREX - X-35
  7. LADINO - Dufour 34
  8. WHO’S NEXT - X35 OD
  9. OLIVITA - Mean Marine 32

 

Tags Nautica: