Se realizó la Comida por el 99° Aniversario del Club

Con una gran concurrencia de socios y asociadas, el jueves 11 de mayo se realizó la Comida para celebrar el 99° Aniversario del Club.

Como es tradición, se entregaron los diplomas de las Bodas de Oro, y hubo discursos del Lic. Tomás Ordoñez en nombre de los recientes graduados, del Lic. Hernan del Villar en nombre de quienes cumplieron las bodas de Oro, y del Presidente del Club, Dr. Fe

Con una gran concurrencia de socios y asociadas, el jueves 11 de mayo se realizó la Comida para celebrar el 99° Aniversario del Club. Durante el encuentro se entregaron lo diplomas de Bodas de Oro, a aquellos socios que este año han cumplido 50 años ininterrumpidos desde su ingreso (ver listado). El link a todas las fotos del evento se encuentran al pie de esta nota.
 
Tras la entrega de diplomas,  el Presidente de la Fundación, Germán Gómez Crovetto, dirigió unas breves palabras a los presentes para contar los avances de la Fundación e invitarlos a la Comida Anual que se realizará el próximo 28 de junio.
 
A continuación el Lic. Tomás Ordoñez, quien en el mes de marzo recibió su título en Comunicación Social,  habló en nombre de los socios que en el último año obtuvieron su título profesional. Tomás mencionó que CUBA para él representa la familia y los amigos, y el deporte. Contó que comenzó a jugar al rugby a los 6 años en la categoría mosquitos, y que practicó durante 18 años. Destacó que el deporte de CUBA lo formó como persona, le aportó valores importantes y le dió enseñanzas de vida aplicables a otros aspectos de la vida, como la familia el estudio y el trabajo. Entre esas enseñanzas del deporte, destacó la importancia del esfuerzo, del compromiso, y del sacrificio para poder lograr objetivos, y que cuando esos objetivos a veces no se cumplen hay que aprender a lidiar con la frustración, para poder continuar esforzándose. Mencionó que su participación en el rugby no fue estelar, aunque llegó a jugar algunos partidos en Primera y tuvo la fortuna de ser parte del equipo que salió campeón en el Nacional de Clubes de 2014, y de compartir cancha en la Primera junto a su hermano. Esas vivencias y enseñanzas lo acompañarán toda la vida. Además destacó la importancia de los lazos afectuosos que pudo desarrollar en el Club, los amigos que conoció en el club desde la infancia, su familia que forma parte del Club y tienen un gran sentido de pertenencia a CUBA, e incluso su novia a quien también conoció en el Club. Concluyó su discurso mencionando que CUBA para él es el mejor club de todos, no por las sedes ni los deportes que ofrece, sino por la calidad de su gente.
 
En representación de los socios que recibieron el diploma de Bodas de Oro, habló el Lic. Hernán del Villar, quien comenzó diciendo que resumir 50 años en el Club no es cosa fácil, ya que es "toda una vida." Destacó que CUBA le dió por sobre todas las cosas, grandes amigos, que el Club fomenta a través del deporte y la sana competencia. Comentó que su deporte de juventud fue el fútbol, y el grupo de amigos de aquel entonces se ha mantenido a lo largo de los años. Destacó también que siempre ha podido contar con CUBA, "como un amigo", en diferentes momento de la vida. El Club siempre está dispuesto, preparado para satisfacer las distintas necesidades que van surgiendo a lo largo de la vida. Recientemente tuvo la oportunidad de colaborar en la administración del Club, adonde pudo constatar que la dirigencia ha ido cambiando pero que mantiene cualidades importantes. Son personas competentes, que dedican mucho tiempo, comprenden hacia adonde llevar al Club a 10-15 años, y estudian las demandas que tendrá en términos de infraestructura y organización. También destacó la renovación dirigencial que consideró central. Concluyó destacando la sustentabilidad del Club en cuanto a sus actitudes, sus principios y su organización.
 
Para concluir el evento, el Presidente del Club, Dr. Federico Cicardo, dirigió las siguientes palabras a los presentes:
 
"Buenas noches a todos los presentes, gracias Tomás y Hernán por sus palabras, las cuales todos quienes estamos acá las ratificamos. Quiero también felicitar a todos los que se han recibido en el último año, y a quienes han cumplido 50 años con el Club.
 
Este Aniversario, como compartía con un amigo hace unos días, tiene un sentido muy especial, ya que es el último de dos dígitos en la vida del club. Eso nos pone con la mente y el corazón pensando en el año que viene, cuando nuestro querido CUBA cumplirá 100 años de vida. Por eso, este momento especial del club, nos obliga a todos, a los socios, a las asociadas, a los dirigentes, a los empleados, es decir, a todos los que formamos la gran familia de CUBA, a seguir aprendiendo del pasado para preparar el futuro, pero sin quitar la mirada del presente.
 
Y para aprender del pasado, es muy claro para quienes somos socios de CUBA, ya que es aprender de aquellos 26 jóvenes idealistas, de entre 18 y 25, que  nos regalaron este espectacular club, marcándonos un rumbo muy claro. También hay que seguir aprendiendo de nuestros mayores que son la historia viva de nuestro querido CUBA. Y cuando digo que nos marcaron un rumbo, también nos lo hicieron fácil, ya que en aquel laboratorio adonde se juntaron por primera vez, redactaron el acta fundacional, nos dejaron un Manual de Instrucciones, que les recomiendo leer, ya que es realmente apasionante. Uno no se cansa de leerla, ya que al leerla queda claro que estamos destinados a soñar en grande. Esa es una característica que tiene el Club, y que estoy convencido que continuará a lo largo de su historia.
 
Entre aquellos principios rectores plasmados por nuestros fundadores, los que más resuenan en mi cabeza y que quiero destacar son: “… vincular a los universitarios de Buenos Aires; brindar a todos y a cada uno un segundo hogar donde encuentren un ambiente de sana alegría de vida serena, de fecunda y verdadera amistad."
Y CUBA es eso, CUBA es el culto a la  amistad verdadera, y eso se palpa y respira todos los días en el club, al compartir las sedes, practicar deportes, o disfrutar del tiempo libre. En CUBA ese ambiente de sana alegría y de verdadera amistad se vive todos los días.
 
Al ingresar a Viamonte, hay un  famoso cartel que dice "al entrar a esta casa olvide a qué facultad pertenece. Recuerde sólo que es universitario y que en ella encontrará buenos camaradas de los cuales debe ser amigo afectuoso." Yo personalmente agregaría ... y olvídese de sus problemas, ya que en CUBA va a ser feliz. Por eso, tomando las palabras de un ex presidente, y viendo lo que es CUBA hoy, creo que ese objetivo se ha cumplido y con creces, por lo que nuestros fundadores pueden descansar en paz.
 
Y como dije, debemos seguir aprendiendo del pasado para preparar el futuro, el cual encuentra a CUBA con enormes desafíos, complejos y audaces. En infraestructura, los desafíos son el desarrollo de la nueva sede adquirida el año pasado, el desarrollo del nuevo loteo en el anexo y el desarrollo del plan de obras, adonde siempre hay más por hacer. En lo institucional tenemos el desafío de seguir incorporando a las asociadas en la vida institucional del club. Pero todos estos desafíos nos obligan a tratarlos y trabajarlos con un respeto profundo de los ideales y objetivos que nos plantearon los fundadores. Porque ahí está la esencia, la fuerza y el éxito de nuestro club. Es una esencia que no queremos cambiar, y en eso tenemos que trabajar.
 
Hablar del pasado es apasionante, hablar del futuro es desafiante, pero no nos tenemos que olvidar del CUBA de hoy, que exige una gestión ágil y dinámica, adonde los desafíos son diarios. Hay que continuar esforzándonos día a día para que las finanzas sigan equilibradas, de seguir defendiendo el deporte como el complemento de la vida universitaria. Esto genera la necesidad de sumar a todos aquellos que quieran brindar su tiempo, se pongan la camiseta para ayudar a CUBA. Esa exhortación a colaborar con el club, la hago en base a otro de los pilares que tiene el club, que es la autogestión, que es donde donde radica la fuerza de nuestro club. Otro punto importante es el crecimiento, un tema que está en la agenda de Comisión Directiva, y adonde hay un equipo de trabajo proyectando y planificando ese crecimiento. A veces nos asusta un poco, pero ver crecer a CUBA es lo más emocionante que nos puede pasar en la vida.
 
Este crecimiento tiene dos desafíos importantes. El primero es mantener la unidad, que al Club le ha generado la serenidad y la armonía para mantener la esencia del club que nos transmitieron nuestros fundadores. El segundo desafío del crecimiento no es mejorar sedes, infraestructura o servicios. Es un desafío mucho más profundo, que es lograr transmitir de generación de generación en generación el espíritu de CUBA, algo difícil de explicar, porque CUBA es un sentimiento inexplicable!
 
Por eso quiero hacer un brindis para celebrar los 99 años del Club.  Felicidades a todos y les deseo un gran 2017 "

 

 

Galeria de fotos: