Piki Trípodi representó a CUBA en el Nacional de B3

Compartimos el relato en primera persona de Santiago Trípodi que nos cuenta la experiencia y la emoción de los dìas vividos en el Torneo Nacional del nivel B3 que se realizó en la ciudad de Mendoza el 22 y 23 de octubre.

 
Partimos hacia Mendoza
Son 4:45 de la mañana del martes 22 de octubre.  Estamos camino al Aeroparque Jorge Newbery para volar a Mendoza a competir en el Torneo Nacional Federativo categoría mayores del nivel B3. Si lo pensamos mejor, no es el comienzo del viaje sino más bien la culminación de un largo año de entrenamiento, torneos y clasificaciones. 
 
Llegamos bien temprano y luego de un buen desayuno alquilamos unas bicis y decidimos visitar el Estadio Aconcagua Arena donde se desarrollaría el torneo. El estadio está enclavado en el Parque General San Martín -al oeste del centro de la capital puntana-.  Tiene unas 300 hectáreas, muy bien cuidadas, con bicisendas, lago, paseos, museo, un rosedal, club de regatas, club hípico y algo de gastronomía. Visita y paseo obligados. Fue una trepada de unos 3 km desde el centro por Avda. Emilio Civit hasta la otra punta del parque donde está el estadio. A unos pocos metros de llegar el estadio se dejó ver… ¡Enorme!  Entramos y quedamos mudos, super moderno, con capacidad para 8.500 personas sentadas, claramente un estadio multipropósito (deportes y eventos artísticos) que estaba ya acondicionado para la competencia de gimnasia artística: 2 saltos, 2 paralelas, 2 vigas y al centro -obviamente- la pedana para la modalidad suelo.
 
Luego de un largo rato mirando y analizando con atención algunas pruebas de las gimnastas que estaban participando, partimos en nuestras bicis a almorzar a una chivitería pegada al lago.  Descanso por la tarde, y a la noche paseo por “Arístides” una avenida super gastronómica para luego volver al hotel, dormirnos temprano para descansar y estar listos para el gran día.
 
La Competencia
Nos levantamos bien temprano y recibimos a nuestro entrenador, Mati Vega, recién llegado del aeropuerto.  Desayunamos como para el campeonato y enfilamos al estadio, esta vez, en taxi. Nos sorprendió llegar en unos pocos minutos después de la experiencia en bici del día anterior. Mati se llevó la misma sorpresa que nosotros: ¡increíble el estadio! Eran cerca de las 11.00 y nos sentamos a ver la competencia a la espera del turno de Piki que era a las 14.30. Piki y Mati bajaron media hora antes para hacer la entrada en calor. Arrancaron en punto.
 
Comenzó con Viga, luego vinieron Suelo, Salto y finalmente Paralelas, su aparato más fuerte. Fiel a su temperamento, Piki parecía estar entrenando en Palermo -sin las payasadas de Juani, la verborragia de Fran, los mates de Mati, o el desparpajo de Anita-, relajada, concentrada, repasando sus movimientos, recibiendo indicaciones y comentarios de su entrenador, disfrutando cada minuto. Tuvo tiempo o más bien la genialidad hasta para tirar “una fantasía” en Suelo para completar a tiempo su rutina y así evitar el descuento de algunas décimas del puntaje… Todo terminó puntualmente a las 16.30, con una excelente organización: entrega de premios, fotos con el equipo de la Federación Metropolitana, saludos finales y taxi al aeropuerto para el vuelo de las 18.00 a Buenos Aires.
 
Piki representó con mucho entusiasmo al Club. Terminó finalmente en el puesto 44 a nivel nacional de 97 gimnastas clasificadas y 9na para la Federación Metropolitana. Pero los resultados de mayor valor son los que se obtienen para la vida: constancia, resiliencia, instinto de superación, capacidad de aprendizaje, por mencionar algunos. Un excelente mensaje para nuestros jóvenes: el crecimiento es producto del esfuerzo. 
 
Agradecemos el trabajo realizado durante todo el año por los entrenadores Ornella Billancieri y Matías Vega.

Galeria de fotos: 

Su opinión nos interesa

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
4 + 1 =