Fútbol en estado puro.

El fútbol en escencia. Sin negocios de por medio, simplemente por amor a los colores. El equipo que entiende ese amor por la pelota.

Ante última fecha del campeonato. Si quiere llegar al cierre de local peleando debe ganar en una cancha complicada y esperar que el puntero no gane alguno de sus dos encuentros. El equipo de cadetes visita a Banco Provincia, uno de los pocos rivales que logró vencerlo en el año. Más allá de que el duelo clave se juega entre Ayres y Haras, CUBA debe hacer su trabajo para asegurarse una fecha más de ilusión. A excepción de Lozano (de viaje) el equipo es el de siempre y cuenta con 4 suplentes que tendrían su oportunidad. El primer tiempo se vuelve muy trabado y no hay muchas ocasiones. Pero el chileno Marengo a la salida de un córner captura un rebote y mete un zurdazo potente imposible para el aquero local. 1-0.
 
Por otro lado, el segundo tiempo me animaría a decir que fue de lo mejor de CUBA en el año. Dominio total del balón, la efectividad en los pases similar al city de pep, y dos goles del goleador del año, Bauti Peña, para ganar con autoridad. Los quites de Macias, el desequilibrio del chileno y Felipe, los desbordes del lancha Petrecolla, serían algunos de los puntos más altos de la mañana de domingo. Tan solo un pelotazo para descontar por parte del local. Un 3-1 que de todos modos fue negocio para el local. 
 
 
La victoria deja al equipo de Larramendi con una vida más. A 2 puntos de Ayres y restando 3 puntos por jugar. Parece difícil que al líder del certamen se le escape el triunfo, pero es fútbol y todo puede suceder. CUBA intentará hacer su parte de local ante Haras el próximo domingo. Esta vez, en un fin de semana de violencia y corrupcion, el equipo fair play del año nos brindó un gran espectáculo y algo por qué soñar.

Etiquetas: