Margarita Bringiotti nos cuenta su experiencia en el Programa Familia Educadora.

Participa desde el 2013 y continúa semanalmente trabajando en los talleres.

 
Las mujeres de Fátima y Villa de Mayo asisten una vez por semana a los talleres que son dictados por Lourdes Dorronsoro y Aymará Lopez, coordinadoras del Programa.
 
“Una vive toda la semana a mil, con muchos problemas, pero cuando llega el jueves, una puede desahogarse: buscar soluciones, parar y pensar”
 
Año a año el grupo se va renovando, muchas mujeres eligen continuar en la Fundación e invitan a sus amigas, vecinas o familiares para compartir con ellas la experiencia. Según Margarita, son un grupo sólido donde pueden confiar en sus compañeras.
 
Las madres reciben a principio de año un cronograma donde se encuentran pautadas las reglas sobre la asistencia, limpieza del espacio y los detalles del uso de la beca además del compromiso que deberán asumir: “La beca económica es un apoyo importante para nosotras, pero para mí el programa es mucho más que eso. Desde que llegué, descubrí algo maravilloso. Solo puedo decir gracias, ojalá que no se termine nunca, para que otras mujeres puedan aprovecharlo, es un espacio único.”
 

Su opinión nos interesa

3 + 0 =