Desafío Centenario Brazo Rincón - Cerro Dormilón

Para festejar los 100 años de la fundación de CUBA, las capitanías de Andinismo, Natación y Buceo organizaron un evento especial en la sede Arbolito: el Desafío Centenario Brazo Rincón-Cerro Dormilón, en el que participaron 28 socios y asociadas.

Las hechos que marcaron estos 4 días de neoprene y carcajada, comenzaron a gestarse en el año 32 cuando diez ilustres socios de CUBA decidieron desafiar la realidad instalando un primer campamento en la Península Machete. Los expedicionarios tuvieron una visión y llevaron adelante un sueño, saliendo de las comodidades de la gran urbe fueron guiados por Don Sabino Martinez  hasta lo que tranquilamente podría llamarse el paraíso. Luego de unos años instalaron la Cabaña en el predio donde existía el único Pehuén (Araucaria) solitario a orillas del Brazo Rincón. 
 
Don Sabino terminó siendo el encargado de la Cabaña hasta el año 76 y cruzaba desde Villa La Angostura a remo a los socios antes de tener el primer motor Yumpa;  lo sucedió su hija Doña Susana Martinez. A Susana la conocímos en el año 78, cuando fui por primera vez a la Cabaña a los 6 años de edad en el Fiat 600 de mi padre desde Buenos Aires junto con toda mi familia (celebro enormemente esa decisión). Ella nos contaba que solía nadar en el lago muy a menudo cuando era joven y que llegó a competir en la tradicional carrera "Escape de la isla Huemul". Su cuerpo evidenciaba que la natación no le era un deporte ajeno, y su carisma tampoco. Forjarse en ese lugar te hacía duro y los cuerpos se hacen consecuentes con esa realidad.
 
En esta oportunidad el desafío Centenario fue un justo homenaje no solo a los fundadores del Club, sino también un agradecimiento a aquellos diez socios que fueron en tren hasta Bariloche e instalaron el primer campamento en la península Machete. En este caso fuimos 28 socios y asociadas que desafiamos no sólo la capacidad total de la Cabaña, duplicando sus vacantes a fuerza de carpas y bolsas de dormir, sino que también desafiamos los miedos, las incertidumbres, el clima, el frío, la propia comodidad en pos del grupo; y tuvimos el eterno sabor de la amistad y la camaradería al compartir y ser cuidadosos del otro por cuatro días increíbles.
 
Socios que nunca se habían metido a una pileta a nadar, y que en sus vidas se les hubiera ocurrido cruzar un lago de 13º de temperatura y hacer 1900 mts de cruce, para luego subir un desnivel de casi 1000 mts. hasta el Refugio CAVLA del Cerro Dormilón con un recorrrido total de 12 km, comenzaron a entrenarse meses antes del desafío para poder llegar lo mejor posible y hacer frente a la naturaleza en su estado más puro.
 
Este fue un proyecto trasversal a tres capitanías - Andinismo, Natación y Buceo - que se reunieron para concretar el homenaje y organizar el evento bajo tres vectores claros: entrenamiento, seguridad y camaradería.
 
El programa constó de 4 días, entrando el dia jueves 8 de marzo, los pronósticos arrojaban días de vientos mayores a 26 nudos el dia de la carrera (Sábado 10/3) y 3 grados de temperaturas, lluvias y demás "caricias" del clima patagónico. El clima otoñal nos dio la bienvenida el jueves, luego empeoraría... La cabaña completa hizo gala de toda su calidez y esplendor,  los chistes y comidas hipercalóricas se compartían en el living/comedor a la luz de los coihues que quemaban sin cesar la estufa, junto además con el galpón náutico que se llenó de carpas, bolsos y bolsas de dormir, trajes de neoprene por doquier...  Los 28 fueron advertidos de todo, y se mezclaron en la inmensidad del paisaje recorriendo varios lugares en excursiones de pesca, trekking, algunos "largos" hasta la roca de la punta de la bahia por el lago, otros prefirieron las cartas y el sueño, pero todos tenían una cosa en sus mentes completar el recorrido originalmente trazado.
 
La bienvenida del primer día fue en playa donde se dio la charla informativa con los detalles organizativos y con los pedidos especiales para armonizar la convivencia con el uso del agua, baños, ayuda de las comidas, etc... la escena del fogón en la playa no pudo ser un marco más adecuado para comenzar esos días de diversión, deporte y aventura. La comida fue bendecida y la presentación de cada uno con un poco de vino tinto hizo que todos nos sintiéramos como en casa desde el principio.
 
El grupo de rescate de Buceo comandado por su inefable Capitán "Toto" Allende estaba completo y alistado ya el día viernes, haciendo prácticas y preparando los protocolos junto con la médica del evento, botiquines, camillas, radios, mantas para hipotermia, todo lo necesario para maximizar la seguridad de los participantes.
 
Un par de días antes llegan mensajes del guía Ivan Bonacalza que decía " se corrió un poco la tormenta!!, tenemos una ventana de dos horas el sábado por la mañana!" Increíble!!! felicidad.
 
El viernes lloviznó gran parte del día, y a la tarde después de las excursiones y de que algunos decidieran iniciar travesías "en solitario" sin lamentar pérdidas innecesarias... se realizó un arduo debate en el "centro de comando" (cuarto de PB de la Cabaña) entre las capitanías organizadoras y la leyenda de la natación CUBANA el Sr. Nicolás Cermesoni para decidir qué hacer: porque las condiciones no acompañaban y los pronósticos tampoco. 
 
Establecimos una alternativa de máxima y una de mínima con boyados frente a la cabaña para brindar mas seguridad a los más novatos y nos encomendamos a Dios, porque desde nosotros ya estaba todo hecho...
 
Entra otro mensaje del Secretario de Sede Luis Tamini: " vas a ver que vas a tener buen tiempo... haceme caso!!!"
 

Nadie podía creerlo ni las mejores intenciones lograban torcer lo que nuestros sentidos nos decían...
 
Amanece el sábado... desde temprano que no podía dormir más... a las 6,00 abro los portones del galpón náutico todavía dentro de mi bolsa de dormir... (uno de los privilegios de dormir afuera era la vista inmejorable y el baño muy cerca...)  y se ve lo inexplicable;  hacía el Oeste las cumbres del Pantojo y de Belvedere blancas por la nieve...el lago planchado, sin un gota de viento... el tiempo despejado, todavía el sol no se veía... (como desde hace días).
 
Omar Martinez, sobrino de Sabino y primo de Susana, y actual encargado de la cabaña, se multiplicó en varios esos días, estaba en todo y colaboró con toda una logística por lo menos extraordinaria para lo que habitualmente era el movimiento de la Cabaña junto a Teresa en la cocina. Lo veo pasar raudo para buscar al guia Ivan Bonacalza, la médica y Mariano Mavrik (intendente de las sedes del sur) por puerto Bandurrias, todo a la hora planificada.
 
El desayuno abundante colmado de silencio, cereales y café humeante, se llenó de expectativa... la decisión estaba tomada: se haría el circuito original, la temperatura ambiente era de 3º,  el lago medido esa mañana por el grupo de buceo arrojó 13.5 grados; nos habíamos preparado para eso, eramos deportistas, no podíamos desaprovechar esa bendición que nos habían mandado. Se dio la orden: TODOS A PONERSE EL TRAJE DE NEOPRENE Y SACARSE LA FOTO CON LA BANDERA DEL CENTENARIO! LUEGO A LAS LANCHAS. EN CRUCE SE HACE DE ACUERDO A LO PLANEADO...   
 
El que se autodenominó el escuadrón suicida (novatos nadadores pero hábiles montañistas) fueron los primeros en prepararse. Las chicas asociadas ese día no se perfumaron, en vez vistieron de gallardía, en ningún momento dudaron. Los cinco de rescate salieron últimos hacia la playa Pinuel que esta justo en la bahía frente a la cabaña... Uno de los rescatistas de buceo en el Kayak preparado para dar auxilio y corregir los rumbos de los nadadores desde el agua . La lancha rápida de Prefectura asomó entre la niebla que levantaba el lago de la mañana... todo estaba saliendo según lo planeado. El catamarán Rincón llevó al grupo más grande y las otras lanchas a los demás.
 
Llegamos a las 9 y cuarto a la playa, todos vestidos de goma con antiparras y gorras... el lago planchado, el escenario era emocionante... el sol comenzó a iluminar la cara de los competidores y algo extraño ocurrió. Una ola de euforia comenzó a flotar... unos precalentando con flexiones, los millenians hacian yoga, el Capitán de Aikido, Pipo Perés y el de Natación Guille Miranda como dos niños haciendo Kung Fu!!!, otros estirando, chicas sacando fotos, otros riendo a carcajadas, algunos valientes ya haciendo la entrada en calor en el lago... sacamos la ultima fotos de un marco de una belleza indescriptible... En ese instante eterno entendimos para qué estábamos ahí y supimos que solos hubiera sido imposible siquiera pensarlo: SE DIO LA ORDEN DE LARGADA con el OK de la médica y el OK del Capitán de Buceo jefe de rescatistas. AL AGUA!!! Salimos entre las 9.40 y 9.50 hs, casi todos completaron el cruce la primera etapa de la carrera, algunos prefirieron salir antes del agua por precaución y cansancio. A los 50 minutos ya todos los competidores estaban afuera del agua, algunos prefirieron acompañar a otros que iban más lento, como yo y las imágenes de tener un amigo al lado en contraste con el reflejo del sol por debajo del agua eran francamente reconfortantes, llenaban de emoción. Unos cuidándose a otros.
 
Ya en tierra con el traje de neoprene sacado (no sin esfuerzo, por cierto), algunos pasaron por las pruebas médicas obligatorias para verificar condiciones de hipotermia leve; en la transición nos hidratamos, abrigamos y cargamos algunas calorías para comenzar rápidamente la subida, lo que quedaba como segunda fase no era poco. Ya con tres puestos de control en la montaña coordinados por Ivan Bonacalza, los competidores se dispusieron a subirla y bajarla en tiempo récord, completando todo el recorrido los más rápidos en menos 3 hs. y los más rezagados en casi 4. Todo en un marco de total disfrute de las panorámicas de los balcones del dormilón que dan al brazo rincón y al machete, y una camaradería indescriptible. Los competidores llegaron a la meta con los dos corderos al asador esperándolos y una picada excepcional que fue el marco para la realización del tercer tiempo correspondiente y de entrega de premios los 3 primeras parejas vencedoras, cuyos nombres son anecdóticos.
 
El cierre de despedida a la noche en la playa a la luz del fuego y la música millenian fue coronado en la cerrada acústica cabañera con una comida donde el anecdotario y las bromas cedieron a la emoción lírica de NESSUN DORMA impecablemente ejecutada por Leandro (uno del grupo "suicida").
 
Con la satisfacción de habernos puesto a prueba en una competencia inigualable y con la felicidad de haber compartido con perfectos desconocidos cuatro días imprescindibles en la vida de cualquier deportista, socios y asociadas postergamos la comodidad para entregarnos a la naturaleza en su mejor versión: Brazo Rincón-Cabaña Arbolito CLUB CUBA. Ello no fue casual, las anónimas y consistentes tareas de los que se autodenominan "Cabañeros" cuya gestión de comisión dirigida por Luis Tamini redunda necesariamente en instalaciones impecables puestas al servicio del socio, posibilitaron y facilitaron todo lo necesario para realizar este evento, junto a la tarea del encargado Omar Martinez y la ayuda del encargado del Refugio Catedral Mariano Mavric.
 
La colaboración y asesoramiento integrado de los Clubes locales Club Andino Villa La Angostura que nos facilitó el uso del refugio CAVLA y de Andres Sandoval de Aguas Abiertas VLA que nos asesoró en todo momento junto a la guía de VLA Alex Tersoglio, coadyuvaron a que todo el encuentro deportivo haya salido de acuerdo a lo planeado.
 
En agradecimiento a aquellos pioneros socios del Club, que decidieron instalar esa carpa en el 32 y posibilitar a las generaciones sucedáneas de socios y asociadas disfrutar de un lugar donde se prescinde de todo pero se tiene todo a la vez y cuyo recuerdo entra a la inmortalidad.
 

 

Galeria de fotos: